La vida es el 10% de lo que me pasa y el 90% de cómo reacciono.

Escuchamos esta frase a menudo y suena genial, pero ¿cómo podemos aplicarla prácticamente a nuestras vidas?

Una forma simple es lo que llamamos roles activos.

Jugamos activamente muchos roles en la vida en respuesta a cada persona con la que interactuamos en un momento determinado. No estamos hablando aquí sobre roles sociales como policía, madre o padre, sino sobre la dinámica en juego.

Estos son roles activos, y son la esencia de nuestro comportamiento.

Por ejemplo:

Roles activos

ACCIÓN + SENTIMIENTO

Motivador Con propósito

Cuidador resentido

Delimitador Confiable

Trabajador resignado

Los roles activos pueden ser:

Constructivos | Fragmentados | Ambivalentes

Roles constructivos (C)

Un rol constructivo te hace crecer como persona. Cuando juegas un papel constructivo, mejora tu vida y te da una sensación de plenitud. Es satisfactorio y energizante. P. ej. Orientador tranquilo; Celebrador feliz.

Un rol constructivo no solo lo hace crecer como persona, sino que también es beneficioso para la otra persona con la que está interactuando (aunque a usted o la otra persona no les guste en ese momento). P. ej. Delimitador transparente.

Un rol constructivo es apropiado y afecta positivamente a todos los involucrados en la dinámica

¡Los roles constructivos disipan la ansiedad!

Roles fragmentados (F):

Un rol fragmentado te disminuye como persona.

Un rol fragmentado te debilita; previene o incluso llega a detener el crecimiento personal.

Tendrá un impacto negativo en sus relaciones y resultará en frustración y conflicto para todas las partes involucradas. Los roles fragmentados afectan a todos los involucrados en la relación.

P.ej. Abandonador enojado | Acusador frustrado

Pero nos puede realmente gustar desarrollarlo en ese momento,

Ej: Castigador Justo | Presumido orgulloso

Tenga en cuenta que la denominación de la función no necesita ser gramaticalmente correcta.

Roles ambivalentes (A):

Un rol ambivalente te roba energía.

Esta es una combinación de un componente de un rol Fragmentado y uno Constructivo. Por ejemplo: una madre que está atendiendo a su hijo enfermo todo el fin de semana mientras el padre mira el fútbol en la TV se puede sentir resentida. Su acción es Constructiva, pero el sentimiento detrás de la acción es Fragmentado. Ella deviene en una Cuidadora Resentida (respecto al niño) y una Comunicadora fría (con el esposo).

Este es un rol insidioso y extremadamente agotador ya que el que lo desarrolla puede no ser consciente de la naturaleza agotadora de la ambivalencia del rol jugado.

Produce apatía, agotamiento, confusión y falta de confianza en el otro. La otra persona sabe que algo está mal, pero es difícil identificar qué es, ya que la acción suele ser constructiva.

Los roles fragmentados y ambivalentes pueden eventualmente debilitar las relaciones de cada persona involucrada.

Usando el lenguaje de Tomas Merton, estos roles son una expresión de un “Falso Ser”, este no es un ser equivocado sino un ser frágil y no libre. Están vinculados con problemas emocionales no resueltos, temores e inseguridades, por lo que el yo necesita compensar esos sentimientos con comportamientos que dan la percepción de seguridad, protección, empoderamiento, etc.

Es como la persona exitosa que tiene éxito en los negocios pero es incapaz de relacionarse con la familia o con cualquier otra persona, ya que es el producto de una determinación de “no ser como su padre” que vivía en la pobreza. Incluso si él / ella tienen éxito, juegan el papel de Triunfador temeroso, un rol ambivalente que no sabe que podría desempeñar el rol de Triunfador Agradecido, (un Tres en el Eneagrama). 

El cambio de los roles fragmentados o ambivalentes puede no solo necesitar un cambio de comportamiento, sino que también puede incluir un proceso de auto transformación. Es posible que tengamos que lidiar con nuestro ego.

La buena noticia es que podemos aprender a no desempeñar roles fragmentados y ambivalentes.

Cuando estamos bajo presión, ya sea por algo que está sucediendo en el trabajo o por lo que llevamos con uno al trabajo, es más difícil desempeñar roles constructivos de “Habilitación”.

No pierda la oportunidad de reconocer y celebrar cuando usted u otras personas desempeñan un rol constructivo. Identificarlos nos ayuda a anclar lo que es saludable y que da vida.

¡Disponte a hacer esto!


Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On Linkedin